Social Icons

twitterfacebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

SALTED-CONCH

No se si os pasará a vosotro@s, pero, a nosotros a veces, el estar pendiente todo el día de si publicamos algo diferente, innovador, después de estar todo el día pegados a la caja tonta del pc..., es que nos satura y desconectamos una temporada sin previo aviso, no damos pa tanto, todo el día trabayando y llegar a última hora a casa, no apetece nada ponerse a cocinar y menos publicar, porque no hay tiempo, cenar algo rápido y p'l sobre que el trasto de la campanita toca de nuevo a las 6'30 a.m., bufff que estrés... 
Bueno, sólo por si os apetece, os traemos unas deliciosas caracolas de cecina y queso de cabra...

Ingredientes:

1 lámina de hojaldre cuadrada
2 rulos de queso de cabra (de los pequeños)
Cecina

Preparación:

Estiramos la masa manteniendo el papel sulfurizado que trae, ya que lo podemos aprovechar, le pasamos un poco el rodillo para estirarlo un poco más. 
A continuación abrimos los quesos (previamente los habremos tenido a temperatura ambiente como mínimo 2 horas, para que ablanden) y los vamos untando con cuidado por encima de la masa, evitando en lo posible traspasarla o pincharla (el queso en cuanto calienta unta mejor).
Nosotros no le hemos puesto la corteza, aunque seguro que le daba un toque.


Una vez extendido un queso, procederemos a taparlo con las lonchas de cecina, ni que decir que cuanto más finas sean, mejor.
  

Después con lo que nos haya sobrado de queso, untamos la cecina, aquí no hace falta echar mucho.


Ahora procederemos con sumo cuidado a enrollar la masa con la cecina y el queso, digo con cuidado porque al principio cuesta un poco, pero, sólo un poco, a medida que va engordando el rollo va mejor. 
Lo precintamos como si fuera un caramelo y lo metemos en la nevera un rato para que endurezca, así es más fácil cortarlo.
Después lo desenrollamos y con cuchillo extremadamente afilado, lo cortamos en rodajas como de un dedo de grosor o un poco más.



Precalentamos 10 minutos antes el horno a 180º , e introducimos nuestras caracolillas con el papel sulfurizado en un bandeja del horno, cuando veamos que halla subido el hojaldre y esté dorado, ya los podremos sacar y nos quedarán con el aspecto de la foto inferior:


Finalmente, los podeís servir recién hechos, ya que es cuando mejor están, fríos entran igual, pero, calieeentes... maaadre mía que buenos que están... 
Y si les añades un poco de dulce de manzana... casero... maaadre del amor hermoso, p' perder el sentíu.

Tengo que hacer una pequeña reseña a Mai, mi cuñada, ya que sin ella, igual y digo igual, jejej... no se me hubiera ocurrido esta receta, aunque ya veís que es fácil sin igual.

Ahora se me ocurren diversas maneras de rellenarlas, wow... se empieza a reprogramar el cabezo con múltiples variantes...

Ahí queda eso, buen provecho!

Todas las imágenes son propiedad del Chef Shallot y no se permite su utilización sin permiso.

Si las quereís utilizar, poneros antes en contacto conmigo: papelycebolla@gmail.com

Gracias!

 
Este blog está dedicado exclusivamente a recetas, trucos, utensilios,... todo lo relacionado con la cocina.

*Esperamos que las recetas os gusten de verdad y que intenteís hacerlas vosotr@s mismos, intentaremos hacerlas breves y de fácil comprensión.


Sin más, os agradecemos vuestra visita y que la disfruteís
Como bien sabéis, es muy difícil tener tiempo para agradeceros a tod@s vuestras visitas y comentarios, pero, poquito a poco intentaremos echarle un ojo a cada uno, porque siempre te encuentras algo que te llama la atención.
Un saludo y que sigais siempre así de maj@s!

Visitas

 
Blogger Templates